Cámara Hiperbárica Hepatitis B.

La Cámara Hiperbárica modifica favorablemente la evolución de diversas patologías.

La Oxigenoterapia es un coadyudante en los tratamientos para la Hepatitis B.

La Hepatitis B afecta entre 200 y 300 millones de personas en el mundo cada año y entre el 10 y 15% de estos pacientes pueden evolucionar hacia una cirrósis hepática o desarrollar un cáncer hepático.

En el interés de desarrollar métodos terapéuticos que impidan la evolución natural hacia la insuficiencia hepática y/o neoplasia se ha medicado desde esteroides, interferón, plasmaféresis hasta la utilización masiva de vacunas, método éste último que ha proporcionado una protección mayor a grupos poblacionales susceptibles.

La primera aplicación de Oxigenación Hiperbárica en hepatopatías graves se reporta en la Literatura por Aubert (1967) quien trato un coma post-hepatitis viral con éxito.

Entre los efectos positivos atribuibles a la hiperoxia en Medio Hiperbárico está el bioenergético, desintoxicante, inmunorregulador y antinflamatorio, propiedades en las que nos basamos para recomendar éste método terapéutico como beneficioso coadyuvante en los pacientes afectos de Hepatitis Viral Aguda tipo B.

CONCLUSIÓN

La Cámara hiperbárica ayuda en los casos de Hepatitis B, la explicación fisiopatológica de estos efectos en los pacientes con colostásis e inflamación lo atribuimos a la acción antinflamatoria de la Oxigenación Hiperbárica sobre los canaliculos biliares y parenquima hepático.

El tratamiento con Cámara Hiperbárica para la hepatitis crónica es eficaz y recomendable, pero no puede revertir la fibrosis hepática. Sin embargo, podría retrasar o prevenir la fibrosis del hígado, por lo que podría ser más eficaz en las etapas temprana y media de la hepatitis crónica. La Oxigenación Hiperbárica no puede inhibir el virus HB. Por lo tanto, tratamiento con Cámara Hiperbárica debe ser simultáneo con la terapia anti HB.

TOP