Cámara Hiperbárica Tratamiento Embolia Gaseosa.

Los Tratamientos Hiperbáricos ofrecen un eficaz metodo para tratar la Embolia Gaseosa

La Oxigenoterapia reduce el tamaño de las burbujas en la Embolia Gaseosa.

Podemos definir al aeroembolismo, como la irrupción de gas en el torrente circulatorio arterial, lo que ocasiona diversos grados de isquemia y/o sufrimiento tisular. Si bien este cuadro está bien descrito entre las complicaciones del buceo por diferentes autores, también se lo puede ver como complicación de actos quirúrgicos, diagnósticos y terapéuticos.

Ciertos traumatismos y algunas técnicas medicoquirúrgicas instrumentales (hemodiálisis, circulación extracorpórea, ventilación mecánica) pueden permitir la entrada en el torrente circulatorio de una cierta cantidad de aire. El pronóstico del EG arterial es más grave que el venoso, y depende en gran medida del volumen de aire inoculado y de la demora en aplicar un tratamiento adecuado.

El aumento de la presión ambiental, por un lado, produce de inmediato una disminución del volumen del aire embolígeno inversamente proporcional a la presión de la Cámara Hiperbárica. El aumento de la presión parcial del oxígeno y la ausencia de nitrógeno en el medio respiratorio aceleran la reabsorción del aire a favor de gradiente tensional. La Oxigenoterapia en Cámara Hiperbárica es, pues, un agente etiológico; cualquier otro tratamiento físico o farmacológico que se aplique no pasará de ser sintomático.

El uso de la Cámara Hiperbárica en la Embolia Gaseosa suministrado de forma muy precoz, puede ser de utilidad al disminuir el tamaño del émbolo gaseoso, aliviando la hiperpresión pulmonar. Sin embargo, dada la dificultad del diagnóstico precoz y del acceso a un centro hiperbárico, es difícil que pueda realizarse el tratamiento de forma inmediata.

Entre los beneficios de los Tratamientos Hiperbáricos en la Embolia Gaseosa encontramos:

  • • Disminución del volumen de las burbujas en caso de embolismo gaseoso.
  • • Reducción del diámetro de la burbuja por efecto mecánico.
  • • Aumenta el gradiente de difusión del gas favoreciendo su dilución.
  • • Incrementa aporte de oxígeno en tejido isquémico.

CONCLUSIÓN

Sin lugar a dudas, la recompresión en Cámara Hiperbárica y la respiración de Oxígeno Hiperbárico, es el tratamiento de elección en la Embolia Gaseosa

Los Tratamientos Hiperbáricos ofrecen un eficaz metodo para tratar la Embolia Gaseosa debido a el aumento de la presión ambiental ofrecida por la Cámara Hiperbárica disminuye de forma proporcionalmente inversa el volumen de las burbujas vasculares y tisulares formadas o introducidas en el organismo. Además, el aumento de la presión parcial de 02 y la disminución a cero de la del nitrógeno, acelera la reabsorción de los émbolos gaseosos.

TOP